LA CODOSERA - BADAJOZ (EXTREMADURA)

PORTAL DE LA CODOSERA

Anuncios

 LA CODOSERA

Historia

Localizacion

Noticias

Fiestas

Alrededores

Enlaces

Cartas lectores

Poesias

 SERVICIOS

Ayuntamiento

Anunciate

Antivirus

Callejero

Chat

El Tiempo

Farmacias

Foros

Freeware Gratis

Gasolinas

Juegos Online

Telefonos

Test velocidad

Tablon anuncios

Traductor

Transportes

VARIOS

TV

Sorteos

Busca tu Nombre

Horoscopo

Pasatiempos

Tel. Movil

VIDEOS LA CODOSERA

Encuestas

 
POESIAS


Saludos y bienvenidos poetas, lectores, autores, y todos los que disfrutan de la poesia.

    Aqui damos rienda suelta a la magia que crean  las palabras de personas que disfrutan de la poesia, y comparten sus escritos con todos nosotros.
 

LAS PRIMERAS LLUVIAS

-  I  -

?Albricias! Tanto mirar y remirar al cielo,
y esta noche, las nubes, nos hicieron su ofrenda,
dejando que las aguas guardadas en sus vientres
cayeran blandamente sobre la parda tierra
de mis natales campos, polvorientos y grises,
resecos y agrietados de mi tierra extremena.

Solo han sido unas gotas, no muchas, bien caidas,
un riego milagroso, una lluvia sin fuerza,
pero tambien sin pausa, que el campo se ha bebido
sin que una sola gota del agua se perdiera
en vana escorrentia por los surcos abajo.
Ya llegaron las lluvias. ?Nacio la Primavera!.

En el muy breve espacio de una sola jornada
mil raices dormidas han sentido en sus venas
el correr de la sangre, y de pronto ha brotado
en mi campo extremeno el verdor de la hierba,
ese color de vida, y tambien de esperanza,
que tras el duro invierno, nos trae la Primavera.

Encinas y alcornoques, olivos y naranjos,
han lavado sus hojas, por el polvo cubiertas
tras la larga sequia, y
-lavadas- parecen
brillar cual estrellitas, como si fuesen nuevas.

Dentro de breves dias, el campo verdecido,
se cubrira de joyas, de esas flores pequenas,
multiformes, humildes, policromas, fragantes,
que lo cubren y adornan con su manton de fiesta:
las rosas de las jaras, pimpajaros, tomillos
.....

Presiento como bullen gozosas mis colmenas,
intuyendo que pronto terminara el invierno
y empezaran los dias de dulce pecorea,
de volar presuroso por los campos floridos,
libando las delicias que cada flor encierra
en lo mas escondido de su caliz virgineo,
abierto a las caricias del sol de primavera.

Yo me siento a la sombra de un centenario olivo
contiguo a mi cabana, y veo a mis abejas,
como elevan su vuelo y traspasan las tapias
del colmenar serrano, en pos de la cosecha
-de nectar y de polen-, que les brinda amoroso,
el campo dilatado de la dehesa extremena,
uberrima, exultante, jugosa con la lluvia
caida como nuncio de alegre Primavera.

-  II  -

Ya llegaron las lluvias;
ya ha brotado la hierba;
ya se abrieron las flores;
ya siento mis abejas
alzarse en espirales
y luego, en linea recta,
desperdigarse todas
a cumplir su tarea,
sin temor al trabajo
ni a la carga que llevan,
regresando cargadas
de polen y de nectar,
a posarse cansadas
en la estrecha piquera,
para  luego adentrarse
y en la comun despensa
ofrecer el tributo
de su miel y su cera,
en gesto desprendido,
sin rencor ni protesta..

Henchido de alegria,
con el alma serena,
al Senor doy las gracias
por esta Primavera,
-entrevista entre suenos
una noche cualquiera-,
trasunto de otras muchas
de mi tierra extremena,
cuando hace medio siglo
cuidaba mis colmenas.

?Quien pudiera de nuevo
retornar a la sierra
a esperar la llegada
de otras Primaveras
como aquellas de entonces,
tan distintas de estas?

Aunque tal vez, -me digo-,
el que distinto sea,
lo sea el colmenero
y no las primaveras
.

Salamanca, 30 Abril 2000
 

Jose Maria Hercilla Trilla

 

HAN TRAICIONADO EL ALMA DE LOS BOSQUES

Han traicionado el alma de los bosques
y aniquilado el cuerpo de los prados
en aras -aseveran- del progreso...
Mas si entreabro el manto que recubre,
La Codosera, tu cuerpo adolescente
descubrire en tus senos todavia
el verdor natural de un paraiso.

Como una gelatina monstruosa,
ascendente y versatil,
el aire se ha cubierto en las ciudades
-que llamamos urbes del progreso-
de una costra inquieta y aterrante
de polvo iridiscente
y gas irrespirable en suspension....
El perfumado aliento de tus labios,
en La Rabaza, junto al Gevorete,
me dices que hay un mundo todavia
para hombres con sangre en las entranas.

Alli afloran equipos megafonicos
sobre prados de hierba artificial,
y por las bocas de los altavoces
disparan, tabletean,
(grabadas en los surcos de un compacto)
unas notas que imitan pobremente
cantando al ruisenor en la enramada
-que casi se ha extinguido el planeta-,
mas yo sus trinos oigo todavia,
en tu Chopera que al Gevora ensombrece.

Hay por la urbe miles de aerosoles
perfumando el ambiente corrompido
de alquimicos aromas olorosos
con resina de pino en emulsion;
que aspiramos desde la rejilla
del filtro de una mascara antigas.

?Entiendes mis afanes ascendidos,
La Codosera,
del que quiere morir siendo  hijo tuyo
tomando el sol bajo tus encinares?

Pedro Cordero Alvarado

VERANO

La blancura de cal del cortijo
se ha olvidado en la noche nublada.

Huele a campo de mieses maduras
y humedad de tormenta lejana;
cielo bajo, sin luna ni estrellas
que ha apoyado su peso el alma.

Una mano, en el aire caliente,
estremece la vieja guitarra;
y ella es voz de un amor escondido
al que nunca violaron palabras;
hondo amor soterrado y doliente,
- ronco son de cadena arrastrada -
pozo oscuro guardando una luna
que se ahogo bajo el cielo del agua.

Gritos verdes de luz en el cielo;
negras sombras que ciegan y abrazan
breve luz de un cigarro que, a veces,
ilumina de rojo una cara.

Huele a campo de mieses maduras
y a humedad de tormenta lejana.

   Celestino Vega Mateos
 

    Manda tus escritos, deja tus comentarios

    Haz de este lugar tu Rincon de Poesia

Enviar Poesias


©2007 La Codosera / Libro de VisitasPublicidad / Contactar / Aviso Legal